Valora a tus clientes: cuando recibes a un posible comprador en tu negocio, hazle saber, desde el comienzo, que te preocupa, y mucho, que reciba la atención personalizada que merece, la forma más simple de hacerlo es cuidando TODOS LOS DETALLES: el local debe estar limpio, bien aireado, ser de fácil acceso y mostrar funcionalidad y practicidad. Por ejemplo, si eres doctor, asegúrate que el paciente tenga buenos sillones donde esperar su turno, revistas actualizadas a mano para leer y música agradable que escuchar.
Hazte notar: un buen cartel en el frente de tu negocio permitirá que todas las personas que pasen por allí sepan que productos y servicios ofreces; además puedes contar con coloridos y prácticos folletos para repartir en la calle donde expliques, de manera clara y directa, que es lo que ofreces, con tu dirección, teléfono, página web y redes sociales.
Impone tu marca: las grandes compañías tienen una política muy clara sobre el aspecto que deben presentar sus locales, productos y empleados, por eso, por ejemplo, en cada local de Pepsi, Coca-Cola o Apple encontrarás al personal vestido con ropa de los colores que identificar la marca y múltiples referencias a su éxito mundial. ¡Haz lo mismo! Pon tu sello en cada espacio de tu negocio… sin exagerar, pero dejando en claro quien eres y lo que ofreces.
Siempre suma un plus: agrega a tus productos y servicios un extra que marque la diferencia, por ejemplo, si vendes autos, regala una revisación gratuita al año; si comercializas computadoras, ofrece revisar el antivirus de la maquina que acaban de comprarte; si alquilas casas, hazte cargo de los gastos de la mudanza. Son detalles que suman mucho.
Recuerda que en la variedad está el gusto: no permitas que todo tu negocio se concentre, solamente, en un producto o servicio, asegúrate de tener siempre nuevas opciones disponibles para atraer a los clientes. Por ejemplo, si vendes celulares puedes ofrecer accesorios como fundas; si comercializas muebles, ofrece también almohadones, colgantes, lámparas. El objetivo es asegurar una clientela fiel durante todo el año y eso es imposible si cada producto que vendes cuesta una fortuna: contar con una opción b asegura un ingreso constante de dinero que puede parecer insignificante en el momento pero que, al hacer las cuentas a fin de mes, verás que realmente marca la diferencia.

Deja un comentario

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar