Un contenido viral es aquel que cumple con la condición de haberse difundido repetidamente a través de internet. Para que esto suceda, hay una serie de condiciones que deben cumplirse: recuerda que el nombre de este tipo de contenido se refiere a que se comportan de la misma manera que un virus. Es decir, a través del “contagio”, tu contenido podrá esparcirse, transformándose en una “epidemia”.

En este “contagio”, los títulos suelen llevar un papel de peso. Por eso, acá hemos preparado una lista de las palabras que más suelen aparecer en los títulos de los contenidos que tradicionalmente se han viralizado más.  Es que los títulos deben ser lo suficientemente atractivos como para que se conviertan en el gancho inicial que motive a los suscriptores, primero para acceder al material y luego que lo compartan.

Se trata de títulos al estilo de:

  1. “Cómo crear..”
  2. “Guía para aprender a hacer…”
  3. “5 pasos para hacer…”
  4. “Todo lo que siempre quisiste saber sobre…”
  5. “7 trucos para…”
  6. “5 curiosidades sobre…”

Sin embargo, también debes medir los resultados y en caso que las cosas no funcionen como las esperabas, puedes intentar cambiar el título y ver si los resultados se acercan más a lo que necesitas.

Los pasos de la viralización

En la era del internet, este fenómeno sucede repetidas veces y por eso  los especialistas del marketing se han dado a la tarea de analizar el por qué determinados contenidos logran viralizarse, encontrando puntos en común entre ellos. Aquí te detallamos cuáles son.

  • Focos iniciales. Aquí nos referimos al punto a través del cual vamos a difundir el contenido. En el caso de un blog que tenga pocos suscriptores, habrá pocas posibilidades de que llegue a convertirse en viral: es una cuestión matemática. Si por el contrario, logras colocar tu publicación en una cuenta con un gran número de seguidores, las posibilidades de que se viralice aumentarán exponencialmente.
  • Alcance medio. Este número se relaciona con la cantidad de personas a las que puede llegar el usuario que comparte un contenido. Se trata de medir el alcance de cada canal a través de las métricas correspondientes: si logras que tu contenido sea compartido a través de un canal con muchos seguidores, este tendrá mucho más alcance.
  • Indice de contagio. Tal como en un proceso viral, el índice de contagio se refiere a las probabilidades que tiene un usuario que ha estado en contacto con el contenido se “contagie” y lo comparta.

Sumado a estos tres importantes factores, el contenido también debe tener ciertas características como por ejemplo, la excelencia en todos los aspectos. Es decir, que el contenido debe estar bien en cuanto a aspectos formales como la pertinencia y relevancia que pudiese tener, la calidad de las imágenes y otros factores similares.

Hay que recordar que aún cuando el contenido sea extraordinario en todos los aspectos formales, las posibilidades que tendrá de convertirse en viral serán poco más que nulas si los canales a través de los cuales elijas difundirlo no tienen abundancia de suscriptores.

Para eso necesariamente deberás hacer el trabajo previo de contar con una buena base de suscriptores o usuarios a través de las cuales puedas hacer que tus contenidos se vuelvan virales.

Deja un comentario

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar