Cuando se establece una relación de negocios, lo más normal es que se quiera a toda costa lograr lo mejor en ella. Sin embargo, no siempre las cosas salen bien y a veces, hay ciertas situaciones que se pueden evitar realizando algunas sencillas acciones.

Aquí te contamos cómo lograr no decepcionar a tu cliente:

  1. La comunicación es la base de todo. Esta máxima es aplicable en todas las relaciones, sean personales o sean laborales. Establecer una buena base comunicacional será el principio de una relación exitosa con tus clientes. Cuando la relación inicia, lo ideal es que establezcas con tu cliente cuáles serán las maneras a través de las cuales se comunicarán. Es muy importante también responder los requerimientos que tu cliente necesite hacerte, aunque te parezcan obvios o fuera de lugar. Recuerda que cada persona puede tener percepciones diferentes y lo que para una persona es normal, para otra no tanto.
  2. El respeto es importante. Además de la comunicación como base y principio de todas las relaciones, el respeto también es fundamental. Comunicación y respeto se complementan para formar una base sólida a través de la cual se pueden construir las relaciones. Recuerda que los clientes son la base de tu negocio, así que cualquier acción que apunte a cuidarlos será una buena acción.
  3. Conoce tu negocio. Es otra máxima que de tan obvia, muchas veces se escapa. Se trata de entender qué es lo que ofrece tu negocio para que de esta manera puedas transmitir de mejor manera el mensaje de tu negocio a tus clientes. Incluso, un negocio puede vender productos, pero si realmente su filosofía se orienta a solucionar problemas, entonces este negocio vende soluciones y así debe comunicarlo a sus clientes.
  4. Conoce a tus clientes. Este es un punto súper relevante: se trata de saber quiénes son tus clientes, qué los mueve, qué los apasiona, cuáles son sus gustos. Cuando conoces a tus clientes, sabes qué es lo que necesitan y los problemas que pueden tener. Este conocimiento es poder: saber qué quieren y necesitan tus clientes es ideal para anticiparte a sus necesidades.
  5. Fideliza a tus clientes. Lo importante no es sólo conseguir clientes: también hay que conservarlos. Una empresa que se enfoca en conocer a sus clientes, anticipándose a sus necesidades y conociendo sus gustos, será una empresa que logre fidelizar un número mayor de clientes. Además, un cliente fidelizado será la mejor propaganda para el negocio. Es necesario hacer esfuerzos para que los clientes fidelizados crezcan. Para ello no hay que escatimar esfuerzos: desarrolla estrategias que ayuden a estrechar los lazos con tus clientes.
  6. Demuestra que te importan tus clientes. A tus clientes nuevos, a tus clientes fidelizados y a tus clientes potenciales: a todos les interesa saber qué tan interesado estás en ellos. Repetimos que los clientes son la base de tu negocio. Hay muchas estrategias que podrás utilizar para que esto se materialice: desde ofrecer asesorías, promociones exclusivas para clientes nuevos o clientes frecuentes o cualquier iniciativa que puedas implementar. También podrás ofrecer algún regalo, descuento o promoción. Las posibilidades son muchas y valdrá la pena el esfuerzo al conseguir clientes fidelizados y satisfechos.

Deja un comentario

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar