Tienes 0 artículos en tu carrito

No tiene artículos en su carrito de compras.

Subtotal: € 0,00

Cómo no hacer gliko tou koutaliou

Cómo no hacer gliko tou koutaliou

No sé si os suele pasar, pero el otro día estábamos comprando en un supermercado a última hora de la tarde (mi momento favorito) y al salir un empleado nos regala una caja de cerezas. Un acto extraño, ya que podría haberlas tirado al contenedor y echarles lejía y ser legal. Muy agradecido por este acto, pero con una responsabilidad enorme sobre mis hombros pues no les damos mucho uso a las cerezas en casa. Así que tenia que pensar un uso alternativo rápido (claro, estaban a punto de ponerse malas) por eso recurrí a la sabiduría popular.

El uso que pensé es hacer lo que hacían nuestras abuelas para conservar las frutas de la temporada, así que busqué la receta de hacer gliko tou koutaliou (dulce de cucharita). Este tipo de dulces viejunos es algo parecido a la compota. Su filosofía general es cocer las frutas con agua y azúcar hasta que se haga un sirope. Sabor intenso y muy retro que va muy bien estos días. Este tipo de dulces es un must para ofrecerlo con el café y se sirve también con yogur o helado.

Aparte de estrenar un nuevo tipo de dulces, esta entrada guarda también una novedad más. Aunque lo podría silenciar he de decir que me ha salido mal el dulce. La razón de esto fue mi propia avaricia para obtener un sirope más denso… Así que lo hice bien, lo probé y me gustó pero luego quería más y acabé quemándolo todo (creo que estaba a punto de convertirse en oro cuando me di cuenta). Así que no sólo sé cómo sale bien sino que también os acabo de mencionar la manera en que se os podría fastidiar el asunto (agradecido de obedecer el principio de la asimetría lógica popperiana entre verificación y falsación).

Ingredientes

1 kilo de cerezas
750 gramos de azúcar
300ml agua
1 cucharada zumo de limón

 

Elaboración (sin quemar el producto)

Empezamos con mucha paciencia deshuesando las cerezas. A continuación, en una olla metemos capas de cerezas y azúcar alternándose. Tras añadir la última capa, que debería ser de azucar, echamos el agua (que lo tiene que cubrir) y lo metemos en el frigorífico durante 8 horas.

Después lo ponemos en fuego potente y, tras el primer hervor, bajamos el fuego. Lo dejamos así hasta que se cree el sirope. Mientras tanto quitamos la espuma que se genera con una cuchara perforada (espumadera).

El sirope se da por finalizado cuando al echar una gota en nuestra uña no se va hacia los lados. Teniendo el sirope hecho, añadimos el zumo de limón, le damos un hervor y lo retiramos del fuego. Dejamos la olla que se enfríe de todo antes de meter el dulce en los botes para conservar.

 

P.D.1: Si nos pasamos de cocción , tras enfriase no hace falta que lo metamos en botes de cristal, lo podemos tirar directamente a la basura pues se pone muy amargo.

P.D. 2: La cantidad de sirope depende directamente de la cantidad de azúcar y agua. Esto significa que si te gusta con más sirope, aumentas la cantidad de azúcar (en los libros de recetas se suele utilizar el mismo peso de azúcar y cerezas).

Deja un comentario
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más info
x